fbpx
01 33 1202 0214
contacto@katiavalenz.com

La Sublimación como técnica para transferir imágenes

1 Ago 2017

La Sublimación como técnica para transferir imágenes

//
Comments0

Sublimación es el proceso mediante el cual pasamos del estado sólido al gaseoso sin pasar por el estado líquido. Esto se obtiene mediante calor y presión. El proceso inverso se conoce como deposición, o sea que este proceso de transferencia de imágenes recibe su nombre del primer cambio que sucede en el estado de la tinta cuando iniciamos el estampado.

Entonces, la tinta que al comenzar el proceso se encuentra seca “Sólida” y en el papel, es sometida a temperaturas superiores a los 180 grados centígrados, esto convierte la tinta en gas. En este momento, por efecto de la temperatura, la estructura del poliéster, polímero que recubre el material sublimable, se expande y permite el ingreso de la tinta a través de él ubicándose en el fondo del material sublimable. Esta “migración” es gracias a la presión que existe entre la tinta y el objeto sublimable de lo contrario la tinta se vaporizaría al ambiente y la transferencia no ocurriría.

Una vez llegado al tiempo justo para asegurarse que la tinta haya migrado hasta el material sublimable, culmina el proceso y al enfriarse el polímero cierra su estructura y la tinta vuelve al estado solido ocurriendo el proceso inverso a la sublimación inicial. De esta manera, la tinta queda encerrada, solidificada dentro de la capa de poliéster, brindándole la resistencia a la intemperie y al lavado, que diferencia a la sublimación de otras técnicas de transferencia de imágenes.

De allí que para que pueda ocurrir la sublimación debe existir en el material sublimable la presencia de una capa de polyester indispensable para que todo el proceso se realice. En el caso de textil no se necesita de esta capa, pero se tiene que usar telas con un alto contenido de poliéster, superior al 60%, para obtener el mejor de los resultados. En llaveros, rompecabezas y jarras de polímero al igual que algunos protectores para celulares del mismo material, tampoco necesitan la capa de polímero ya que el mismo material está hecho con poliéster.

La tinta usada es especial. Una tinta Dye o pigmentada usada comúnmente para impresiones no sirve para el proceso de sublimación. Tiene que usarse tinta para sublimar, ya que esta está formulada para que pueda soportar el calor, la presión y ser compatible con la mayoría de los recubrimientos de poliéster, telas y polímeros usados con esta técnica.

El papel también tiene que ser especifico para sublimar y, aunque muchos usan papel común, no conocen el porqué del papel de sublimación, Este papel tiene un recubrimiento que le otorga la cualidad “Fotográfica” para el corto periodo que va a ser usado. Además de servir dicho recubrimiento como agente antiadherente evitando que este se funda con el material sublimable. Este papel esta formulado para que conserve la mayor cantidad de tinta en la superficie y absorbe de esta la mas mínima cantidad posible, ya que su trabajo realmente es el de soportar la tinta para que se transfiera en su totalidad al material. Un papel normal dista de entregar estas características, lo sublimado con él no posee calidad fotográfica y tarde o temprano dejará residuos en la transferencia.

Para Sublimar es necesario tener:

  • Un computador con un programa para manejar y editar imágenes de Mapas de bit o imágenes vectoriales.
  • Una impresora de tecnología Piezoeléctrica cargada con tinta de sublimación (mediante sistema continuo de tinta o cartuchos rellenables).
  • Papel para Sublimar.
  • Maquinas para Sublimar bien sea planas, para objetos cilíndricos o 3D según sea la necesidad y objeto a Sublimar.
  • Objeto Sublimable (Blanks como se conocen en Inglés).
  • Mucha creatividad.

Leave a Reply